El ayurveda es una práctica milenaria hindú que nos invita a mejorar nuestra calidad de vida a través de la alimentación natural. La gurú a la que consultan las famosas nos cuenta sus secretos.


Somos cuerpo, mente y emociones. Un desequilibrio en cualquiera de esos aspectos indefectiblemente termina afectando los otros dos. Es decir, podemos cuidar mucho nuestra alimentación, pero si estamos estresados o ansiosos, es muy probable que tengamos problemas digestivos o las defensas bajas.

Es un hecho que el desequilibrio emocional nos impide recibir bien los alimentos, esto queda muy claro cuando estamos angustiados y se nos cierra el estómago. Por eso, para la filosofía ayurveda, la manera de transitar el camino hacia el bienestar es con una mirada holística que abarque nuestras necesidades físicas junto con los sentimientos y pensamientos, para estar en sintonía con nuestra propia naturaleza.

“El Ayurveda no es una corriente alimentaria, es una filosofía de vida, una práctica tradicional de la India que invita a conocernos a través de la autobservación”, explica Majo López Claro, cocinera, profesora de cocina naturista, especializada en alimentación ayurveda, vegana y sin gluten.

Majo es una especie de gurú de esta temática en las redes sociales, donde la consultan habitualmente actrices y famosas como Celeste Cid, Brenda Gandini, Flor Jazmín Peña y Magalí Tages, entre otras. Fue parte también del programa “La rubias”, de Marcela Tinayre y suele colaborar con marcas como Ayres y Megatlon.

-¿Majo, qué significa “comer sano”?

-A grandes rasgos, una alimentación sana es aquella en la que predominan los alimentos agroecológicos y en la que se evitan o disminuyen los productos procesados, industriales, con baja densidad nutricional y alto contenido de aditivos químicos. Sin embargo, nunca es bueno irse a los extremos. La idea es llevar una alimentación predominantemente natural para que en alguna ocasión especial no sea un problema consumir productos industriales o que no sean de lo más saludables. Es más, para algunas personas esos permitidos pueden ser incluso más saludables que reprimirse cuando el deseo es muy fuerte.

-¿Y qué pasa con la carne?

-Lo cierto es que el ayurveda promueve una alimentación vegetariana pero no restringe ningún alimento. En todo caso, si elegimos consumir carne, lo ideal es que sea de pastoreo y que no la incluyamos con mucha frecuencia.

-¿Entonces, sumando a nuestra dieta frutas, verduras y legumbres y minimizando el consumo de productos muy procesados y de carnes estaremos bien alimentados?

Falso. La propuesta ayurveda va más allá porque advierte que no todos los alimentos naturales son buenos para todas las personas por igual. Te cuento mi experiencia: tras haber estudiado raw food, cocina vegana y naturista comencé a consumir alimentos súper saludables e incorporé muchas preparaciones frescas y crudas, con abundancia de hortalizas de hoja, semillas y frutos secos… y sin embargo no me sentía tan bien. Después, con el estudio más profundo del ayurveda, aprendí que ciertos alimentos, por más que sean naturales y nutritivos, a mi constitución y a mi mente no le hacen bien. Además, este tipo de alimentación más cruda y fría me hace estar dispersa, sin mucho enfoque. La conclusión es que, para nutrirnos y mantener el equilibrio en cuerpo, mente y emociones, tendremos que elegir alimentos adecuados a nuestra constitución o biotipo.

(123RF)

El concepto de la alimentación ayurvédica comenzó en la India hace más de 5.000 años e incorpora ingredientes del Lejano Oriente. Se basa en la certeza de que todo lo que ingerimos repercute en nuestro biotipo, tanto los sabores como los olores tienen su impacto digestivo y mental. La incidencia no es lineal sino circular, por ello la palabra mágica del ayurveda -en cuanto a si un alimento es bueno o no- es un contundente ‘depende’. Depende de cada constitución, del estado de ánimo y del contexto. Para el ayurveda, la alimentación, el estilo de vida y la terapia con hierbas son los pilares principales del tratamiento para devolver la salud o para mantenerla.

Las 5 fuerzas elementales

Según el ayurveda, todos estamos formados por cinco fuerzas elementales: espacio, aire, fuego, agua y tierra, que se agrupan o predominan de a pares para configurar cada biotipo o dosha (en sánscrito: fuerza o tendencia al desequilibrio).

Cuando el predominio es de los elementos espacio y aire, la constitución, biotipo o dosha será vata, cuando es de fuego y agua el dosha será pitta y si predominan agua y tierra será kapha. Así, nacemos con un biotipo determinado que nos dará las características de personalidad, físicas, emocionales y, además, cierta tendencia a desequilibrios. “Cuando tenemos síntomas, ya estamos en desequilibrio. Lo que tenemos que lograr es volver a nuestra constitución de nacimiento para retomar el equilibrio”, explica la experta.

Para conocer nuestro biotipo o dosha basta con realizar un test online gratuito que consiste en 35 preguntas sobre nuestro cuerpo, gustos, formas de pensar.

En líneas generales, las personas del grupo vata tienen tendencia a perder peso, son de estructura delgada y poseen piel seca y pelo quebradizo. Los pitta son de estructura mediana, ganan peso fácilmente pero adelgazan sin mucho esfuerzo. Suelen ser de pelo rojizo o claro, tienen tendencia a la calvicie y poseen un muy buen metabolismo. Y los kapha tienen tendencia a engordar y a retener líquidos, poseen piel oleosa y bajo poder digestivo.

Majo Lopez Claro (123RF)

“Desde ya, no existe un dosha mejor que otro. Por lo general somos doshas combinados, y cuando esto sucede, hablamos de personas bidoshicas o tridoshicas. La alimentación más adecuada para cada biotipo, sea simple o combinado, dependerá de los elementos que prevalezcan y en qué proporciones”, aclara Majo.

A cada dosha, su alimento

Una vez que conocemos nuestro biotipo o dosha, sabremos qué alimentos, rutinas y cuidados nos vienen bien para alcanzar o mantener el equilibrio. En lo que respecta a los sabores, “a un vata lo equilibra más el dulce, el salado y el ácido; a pitta, lo amargo, astringente y dulce, y a kapha, lo picante, astringente y amargo. En nuestras preparaciones debemos incorporar las especias que nos van a dar esos sabores para equilibrar a cada dosha”, explica.

Además de los sabores, para sostener el equilibrio de los distintos biotipos entran en juego las texturas, los métodos de cocción y la frecuencia entre comida y comida.

El biotipo vata se verá favorecido con platos cocidos, calientes y untuosos; texturas suaves y alimentos con alta densidad nutricional, como sopas de vegetales, estofados, cereales, pan integral, banana, higo y caqui. Majo sugiere incorporar aceite de oliva extra virgen, de girasol o de sésamo.

Además, las preparaciones como tahini o ghee (manteca clarificada) son muy buenas para equilibrar los platos vata. Este biotipo debería evitar los climas secos y ventosos y minimizar la estimulación con aparatos electrónicos durante las comidas.

Los pitta deben inclinarse por las comidas frías o tibias y, sobre todo en verano, sumar platos crudos y refrescantes. Los alimentos ideales para este biotipo son los que incluyan hortalizas de hojas verdes y legumbres. Lo benefician los jugos verdes y debe evitar los fermentados, el consumo de sal y alimentos como el pickle, el yogur, los quesos y las frituras.

Jugo verde detox. (123RF)

Finalmente, los kapha deberán volcarse a la comida caliente, liviana y seca, eligiendo alimentos deshidratados y la cocción al horno o grillada. Sus platos ideales son los vegetales ligeramente cocidos, las ensaladas y los salteados de verdura. Entre las especias, lo equilibran el comino, la cúrcuma y el jengibre. El kapha debe huir de los dulces y tratar de hacer tres comidas principales (sin colaciones).

Es muy probable que los integrantes de una familia posean diferentes doshas. En ese caso, conviene pensar platos “tridoshicos”, lo cual se logra utilizando vegetales de estación y adoptando una alimentación más naturista, vegana y sin gluten ya que esos alimentos no son atribuibles a ningún dosha en particular. Luego, cada uno podrá adaptar el plato a su constitución incorporando algún ingrediente. “Podemos hacer un curry sobre la base de especias que nos vienen bien a todos, como cúrcuma, coriandro, comino y jengibre. Luego un kapha le agregará pimienta de cayena o negra, para pitta puede ir pimentón dulce y para vata podría usarse asafétida o clavo de olor”, sugiere Majo.

El poder de las especias

La gastronomía típica de la India se construye sobre la base de cientos de condimentos, y la cocina ayurvédica los utiliza aprovechando al máximo sus propiedades sanadoras y digestivas. El cardamomo calma la mente y estimula la digestión, las semillas de mostaza negra son muy digestivas -lo mismo que la pimienta negra- y la canela estimula el apetito y es calentante. También lo es el clavo de olor, que además es buen antiséptico.

El hinojo enfría y es digestivo y tonificante del estómago, y el comino equilibra a todos los doshas y es carminativo y digestivo. El azafrán es tonificante y digestivo. El jengibre es calentante, digestivo y descongestivo, y el ajo es calentante, fortalecedor y reduce las “amas” o toxinas.

Yoga y meditación (123RF)

El ayurveda incorpora la meditación para reducir el ama, lograr un mayor equilibrio y tener más energía. “Podemos meditar en cualquier momento, incluso cuando estamos caminando”, subraya la especialista, y asegura que aquietar la mente hoy es fundamental.

Las consultas que recibe son sobre diferentes padecimientos -generalmente problemas digestivos vinculados con las emociones-, pero han aumentado los casos de pacientes con ataques de pánico o exceso de ansiedad. “Les propongo herramientas para bajar esa emoción que los aqueja y rutinas personalizadas que se ajustan periódicamente. Y todos van presentando mejorías”, concluye.





Comentarios