No se trata de cocinar con basura sino de aprovechar al máximo los productos. El objetivo es claro: generar desperdicio cero. Y hoy por hoy, cuando cuidar el bolsillo es primordial, los chefs lanzan interesantes sugerencias en sus cuentas de Instagram.

Veamos algunas:

- El agua de las latas de garbanzos reemplaza a la clara de los merengues.

- Las hojas de remolacha sirven para ensaladas y, mezcladas con arroz y huevo, para buñuelos.

- Las pencas de acelga fritas con ajo son un gran tentempié, lo mismo que las hojas de brócoli (sin la nervadura).

- Con pan duro se hacen crutones.

- El tallo del brócoli pelado es muy tierno y se usa en croquetas o ensaladas, y con tallos de espinaca se prepara un rico pesto.

- Las verduras pasadas funcionan en guisos, sofritos, sopas y salsas.

- Las frutas maduras pueden utilizarse en budines y tortas, o para hacer dulces.

Hay mil ideas más. Antes de tirar algo… ¡investigá en la web!

Receta papas rústicas – Trash Cooking