"Quisimos ver a dónde iba la cabeza de la gente viendo simplemente un póster de una imagen mía sexy", escribió la cantante en un extenso posteo.


A raíz de un posteo que hizo Jimena Barón donde se la ve pegando afiches en la ciudad donde se la ve a ella misma con un teléfono celular, y que generó polémica por fomentar la prostitución, la cantante tuvo que salir a hablar y realizó un nuevo posteo en las redes donde explicó por qué lo hizo.

Mi próxima canción habla nuevamente de las mujeres. Como aprendiz de feminista supe desde el principio que traería un gran debate. La música me abrió una puerta inmensa al mundo de las mujeres, de sus historias, de sus penas y alegrías, y yo de repente le encontré a esta nueva carrera un significado único, de un valor inmenso para mí”, empezó escribiendo la artista en un extenso posteo que hizo.

Luego continuó: “Decidí hacerme cargo de ese lugar y comprometerme con absoluta felicidad, sintiéndome muy afortunada. Me hago absoluto cargo, sin dejar lugar a la casualidad, de la campaña de promoción que quisimos hacer. Quisimos ver a dónde iba la cabeza de la gente viendo simplemente un póster con una imagen mía sexy, un pancho y un número de teléfono que al llamar, un mensaje con mi voz te avisaba que hay un nuevo proyecto en camino”. 

Jimena Barón junto a su provocativo cartel.

“Por supuesto que sabíamos que generaría confusión, y era la idea. ¿Qué transmite una mujer así? ¿Qué folletos están bien y cuáles están mal? Para alegría de muchos, les tiro una data, no fui muy original. No soy la primera en hacerlo, es algo que ya se hizo antes, solo que jamás había generado polémica, seguramente, porque sí soy la primera mujer que lo hace. No quita mi explicación de cómo fueron y son las cosas mi necesidad y deber de pedir sinceras disculpas si el método con el que intentamos hacerlos replantearse cosas y debatir hirió algún tipo de susceptibilidad y llevará a pensar que estaríamos a favor de algo tan espantoso e inhumano como la trata de personas”.

Jimena Barón y Georgina Orellano (Foto:Instagram/jmena)

​”No puedo creer que exista gente que crea que un equipo de más de 50 personas estaría a favor de fomentar una bestialidad así. De todos modos, si alguien lo pensó o piensa, pedimos disculpas y aclaramos, ya que lamentablemente es necesario, que no fue así en absoluto. No puedo dejar de mencionar cuán injusto es el mundo con las mujeres. Cómo puede ser que yo como mujer tenga que hacerme cargo y sienta el deber, la presión y la responsabilidad de salir a aclarar mis intenciones y mi postura habiendo tantos hombres sacando material aberrante, que cuando ocurre la rara situación de generar polémica, siguen con sus vidas sin decir una mierda, libres, impunes, amados e idolatrados”, comenzó explicando Jimena, en la parte inicial de su visceral descargo.

Jimena Barón y Georgina Orellano (Foto:Instagram/jmena)

En este marco, la cantante habló sobre el nuevo proyecto: “Mi próxima canción se llama Puta, palabra que está en todos lados, que significa muchas cosas. Totalmente naturalizada y pronunciada en boca de los cantantes hombres más famosos y exitosos del mundo, del mainstream (valor principal), intentando dejar a la mujer en un lugar pequeño, inferior. Puta es cool cuando adorna a un rapero. Puta es una mujer fácil, rápida, que disfruta liviana y descaradamente del sexo de ella, de él, de quienes quiera. Puta es una falta de respeto, un insulto. Si como mujer sintieras orgullo de ser puta, sos una vergüenza, no sos mujer, sos una puta. Puta es la lucha de varias, que no joden a nadie, pero son humilladas y vapuleadas por pretender ser libres y a la vez mujeres. Si hay algo que aprendí estos últimos años es que no existe precio más alto que el que debe pagarse socialmente por ser libre y mujer. Ni hablar de la mujer libre que gana guita sola, independiente. La mujer que se arregla y no necesita a nadie, las muy putas…”.

“Esta canción es nuevamente para las mujeres, para las putas, todas para las que todavía no entienden también. Esta canción es para mí, por puta orgullosa, perdón por eso también”, finalizó el relato. 





Comentarios