La actriz confesó que sufrió las consecuencias de las intervenciones estéticas y que ahora intenta recuperar su belleza natural.


Nicole Kidman supo ser un ícono de la belleza de Hollywood pero sus recurrentes retoques estéticos en el rostro la cambiaron notablemente. En la última semana, la actriz presentó su película “The Goldfinch” en el Festival de Cine de Toronto y sorprendió al haber recuperado sus facciones.

“¡Dejé el botox y volví a sonreír! Ahora puedo mover mi cara de nuevo. ¡Ya no quiero más cirugías y me liberé por completo del botox para, por fin, poder mover mi cara nuevamente!”, celebró la protagonista de “Los otros” (2001) en diálogo con la prensa que hacía guardia en la alfombra de celebridades.

Nicole Kidman contó que dejó de aplicarse botox para poder volver a sonreír (Foto: Instagram/ nicolekidman)

​En esta línea, la actriz aclaró: “Hoy soy natural pero sí me cuido mucho. Uso permanentemente en mi rostro protector solar y no fumo para mantener lo más sana posible mi piel”.

Nicole había contado que le chocó cuando sus compañeros de trabajo le dijeron que el botox la había convertido en “una verdadera máscara inanimada, casi un glaciar, que no transmite más que algo frío”.

Para la presentación de su nuevo filme, la actriz lució un vestido de la firma Chanel, que acompañó con un blazer satinado, botinetas de raso y joyas de Wendy Yue.

Nicole Kidman presentó su película “The Goldfinch” en el Festival de Cine de Toronto (Foto: Instagram/ nicolekidman)





Comentarios