Una pareja de delincuentes en moto puso en riesgo la vida de un nene de menos de dos años al que arrastraron por el piso tras intentar robarle a su madre. Según contó la mujer, el niño cayó al piso cuando la interceptaron este martes a bordo de su bicicleta para arrebatarle la mochila mientras volvían del jardín.

En medio de las advertencias de las vecinas en Bolivia al 1300 bis, los ladrones avanzaron media cuadra tirando del rodado en el que iba el chico ante la mirada desesperada de su mamá y otros testigos. Al llegar a la esquina, desistieron y escaparon dejando atrás un botín insignificante, ya que dentro del bolso sólo había 150 pesos y una remera del pequeño.

“No sabía que iban a hacer, no me daba la voz para gritar”, explicó Melisa sobre lo que ocurrió al ver que su hijo había quedado sentado en la silla de la bici. Como resultado de la agresión de los maleantes, el nene se golpeó la cabeza y terminó ensangrentado con varios raspones en sus manos y brazos.

Una vecina le contó a Canal 3 que el niño de un año y 8 meses “se paró solito” tras la caída, cuando los delincuentes ya se habían ido. Junto a otras mujeres, lo limpiaron en medio de la preocupación por las consecuencias de las heridas. Finalmente, su madre confirmó que se encontraba fuera de peligro tras recibir asistencia médica.