Excarcelaron a siete integrantes del Servicio Penitenciario de Santa Fe que habían sido detenidos por la fuga de dos presos de la cárcel de Piñero ocurrida en mayo. Una jueza consideró que no hubo intención sino “negligencia” en el favorecimiento de la evasión.

//Mirá también: Así se fugaron los dos presos de la cárcel de Piñero

En tanto, dos de los imputados originalmente por la fuga de los condenados Carlos D’Angelo y Hugo Peralta, ocurrida el 17 de mayo, seguirán en prisión preventiva tras confirmarse la acusación en una audiencia de Cámara.

El director de la Unidad Penitenciaria 11 (UP11), Hernán Ocampo, permanece imputado en libertad por el mismo hecho pero acusado por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, ya que dio aviso de la evasión a la Fiscalía cinco horas después de producida.

Una de las fiscales del caso, Paola Aguirre, solicitó una audiencia para realizar una nueva imputación, en la que recalificó la acusación original a los integrantes del Servicio Penitenciario, al considerar que “debía realizarse un cambio de calificación de ‘favorecimiento doloso’ a ‘favorecimiento negligente de evasión’, por no poder demostrar el dolo en la acción si no la negligencia en su rol”.

Dos presos se fugaron de la cárcel de Piñero escondidos dentro de cajas para mercadería.Canal 3

Para la fiscal, no existen pruebas de la intención de los siete acusados de favorecer la fuga de D’Angelo y Peralta, quienes escaparon de la prisión tapados con cartón en los carritos que utilizan las visitas para llevar alimentos y objetos a los presos. Para llegar hasta el estacionamiento de la cárcel, los presos y las dos mujeres que fueron a visitarlos y empujaban los carritos, debieron pasar por seis puntos de control y requisa, determinó la investigación.

//Mirá también: Prisión preventiva para 9 agentes penitenciarios por facilitar la fuga de Piñero

Al tener la nueva calificación legal una pena en expectativa de multa, la fiscal pidió la libertad de los siete imputados, que fue concedida por la jueza María Trinidad Chiabrera.

Tras la fuga del 17 de mayo, D’Angelo fue recapturado dos días después en una vivienda de la localidad de Villa Gobernador Gálvez. Cumple una condena a 23 años por homicidio y ya había participado de una fuga anterior junto a otros ocho presos de un vehículo de traslado del Servicio Penitenciario, en mayo de 2019. El otro evadido, Hugo Peralta, sigue prófugo.