Este lunes 13 de junio, los docentes representados por Amsafé Rosario realizaron una movilización frente a la sede de la gobernación para exigir mayor respaldo los trabajadores de las escuelas ante el incremento de situaciones de violencia en los establecimientos educativos.

Ante esta manifestación, que dará lugar a un acto en Santa Fe y Dorrego, los alumnos de las escuelas públicas del departamento Rosario fueron desobligados a ir a clases de 10.30 a 14 horas.

Lo que desencadenó esta protesta fueron los incidentes que se produjeron el pasado viernes luego de que denunciaran a un profesor por abusar de una nena en el Jardín de Infantes Nº80. Una multitud arrojó piedras, provocando destrozos, y atacó a golpes de puño a maestros. En la marcha de este lunes se pide también por un pronto esclarecimiento del caso.

La sociedad está cada vez más violenta y eso repercute con mucha fuerza en las escuelas”, sostuvo secretario gremial, Juan Pablo Casiello, en diálogo con LT8. Y agregó: “Parece que la escuela es el lugar del Estado donde se pueden llevar los reclamos, las protestas, los enojos, muchas veces legítimos, pero nos encontramos con situaciones de violencia inaceptables”.

Al mismo, sostuve que estos casos “no paran de crecer y que dejan a docentes y a la comunidad educativa en situación de mucha vulnerabilidad”. Es por esto que se convocó a un “abrazo a la escuela pública” bajo tres puntos, publicados en las redes sociales de Amsafé:

  • Por el cuidado de nuestras infancias y de sus comunidades.
  • Abrazamos a la docencia que pone el cuerpo cotidianamente.
  • Exigimos soluciones inmediatas al gobierno.

Nos preocupan las denuncias por abusos y el cuidado de las infancias”, aseguró el sindicalista y pidió que se llegue hasta el final con la investigación, pero también repudió la violencia que recibió el jardín. Al mismo tiempo, sostuvo que esto se replica en otros establecimientos y que el cuerpo docente no cuenta con “ningún acompañamiento de las autoridades del Ministerio de Educación”.