Un salón de fiestas en el que se festejaba un casamiento fue clausurado, tras desbaratar una celebración en la que participaban unas 50 personas en la zona noroeste de la ciudad.

El hecho ocurrió este viernes en el salón de fiestas La Delfina, ubicado en Cullen y Ugarte al 4100. El lugar no contaba contaba con habilitación y terminó clausurado; asimismo, no están permitidos ese tipo de festejos en comercios del rubro.

El operativo se inició por una denuncia anónima al 147. Luego, llegó al lugar la Guardia Urbana Municipal y encontraron a los invitados cenando sin tapabocas ni distanciamiento entre las mesas.

Al pedir apoyo al 911 y con la llegada de policías al salón, los propios comensales se fueron por propia cuenta. En tanto, los inspectores pudieron constatar que en el inmueble que no contaban con protocolo sanitario ni se respetaba distanciamiento de ningún tipo, y los extintores de fuego estaban vencidos.

En concreto, el salón fue clausurado y se procedió a realizar una denuncia penal contra los dueños del lugar, ya que estaba funcionando bajo una modalidad no permitida en el contexto de pandemia de coronavirus. Es que, al margen de los incumplimientos, no había realizado la reconversión del rubro a bar que es lo que se le permitió hacer a otros locales.