Transportistas autoconvocados llevan adelante una medida de fuerza por tiempo indeterminado, que comenzó este domingo, y con un corte en las intersecciones de la autopista Rosario-Buenos Aires. la ruta 18, la A012 y en la ruta 19 a la altura del kilómetro 122 para el tránsito pesado.

Este grupo de empresarios camioneros reclama aumentos tarifarios tanto en cargas de granos como de hacienda y generales. Por la medida, hay demoras de hora pico y más de seis kilómetros de cola.

El corte se extiende desde el kilómetro 78, a la altura de pueblo Ester, hasta el empalme con la ruta nacional 11, en el kilómetro 326, sobre la ciudad de San Lorenzo, en el norte de Rosario.

Según explicaron desde el grupo de autoconvocados, los cortes se realizan en lugares “aleatorios” bajo la misma modalidad. “Los retenes y manifestaciones afectan únicamente al transporte de carga”, dijo el transportista Santiago Carlucci en declaraciones a Rosario3.

Los manifestantes buscan una rápida actualización de las tarifas basada en los incrementos de los costos logísticos, entre los que se encuentra el valor del combustible, que tuvo varias subas en los últimos 30 días.

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) publicó que el 2020 cerró con un importante aumento de sus costos para el transporte de carga, con un acumulado del 35 por ciento.

De acuerdo al petitorio que los transportistas elevaron a las autoridades, pidieron una tarifa regulada para las cargas generales, la actualización de las tarifas en base al aumento de costos de combustible, que la tarifa mínima por kilómetro sea de $85, el control estatal de los pagos de los fletes, la creación de un ente regulador que revea condiciones y valores para obtener carnet de manejo, mayor acceso de las empresas a subsidios para la compra de gasoil, una tarifa única de fletes y rebaja en los costos de revisión técnica.

En tanto, personal de Gendarmería Nacional Argentina ordenó que puedan pasar cinco camiones por hora, con el objetivo de “descongestionar la zona”, ya que hay más de 100 camiones instalados en el ingreso del túnel.

El referente de Transportistas Unidos de Argentina (TUDA), Daniel Romero, señaló a la prensa que el corte continuará “hasta que haya una respuesta favorable” del Gobierno nacional, con aperturas intermitentes del tránsito para camiones.

Asimismo, permiten el paso de particulares, ambulancias, servicios públicos, colectivos, medicamentos, insumos y combustibles, entre otros.

Entre los reclamos se encuentra la “agresiva suba del combustible” que afecta a la tarifa que cobran los transportistas, principalmente “a los pequeños trabajadores o empresarios”.

En ese sentido, exigen que los dadores de carga sean obligados a abonar una tarifa unificada a nivel nacional.

También rechazan los aumentos tarifarios de fletes de granos de hacienda y en general, y proponen crear una serie de descuentos en combustibles y peajes para los transportistas.

La protesta de transportistas comenzará a sentirse en los puertos en las próximas 48 horas

La medida de fuerza que llevan adelante transportistas autoconvocados de la provincia de Santa Fe -que impiden la circulación de camiones con carga en especial de granos- podría sentirse con fuerza en las próximas 48 horas en las terminales portuarias del Gran Rosario.

“Hoy no se nota, pero como es una cadena de carga continua las terminales portuarias van a empezar a sentir el impacto dentro de 48 horas”, dijo este mediodía a Télam el capataz de estibadores del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), José María Ramón, que trabaja en la Hidrovía San Lorenzo-Timbués.

“El impacto del paro de los transportistas hoy no se nota porque las terminales portuarias tienen acopio de cereal, pero dan turnos de entrada a los barcos y como el cereal está parado en los camiones que están atascados en la ruta, dentro de 48 horas se van a quedar sin stock de cereal para cargar los barcos a los que ya les dieron turno”, explicó Ramón, quien es socio de la Cooperativa de trabajadores Portuarios de Puerto General San Martín, en el norte del Gran Rosario.

En este sentido, Ramón sostuvo que “acá está el complejo cerealero y aceitero más importante del país y uno de los más importantes del mundo, por eso cada sector hace su medida de fuerza en esta zona, como el SUPA (los portuarios), los aceiteros y ahora los camioneros”.

En esta línea, el capataz de estibadores abundó que “cuando empezó el paro de los aceiteros el primer día tampoco pasaba nada, pero a las 48 horas ya empezaron a sentir el impacto: esto es una cadena continua y una medida de fuerza a la larga va a impactar en ese circuito donde los barcos que vienen de afuera tienen turnos y donde utilizan a los camiones como silos, donde tienen el cereal parado en la ruta hasta que le dan la orden de entrar al puerto, para no perder tiempo”.

Empresarios del transporte de cargas nucleados en organizaciones regionales mantienen cortada parcialmente hoy la autopista Buenos Aires-Rosario, a la altura del kilómetro 122, y las rutas 18, A-012 y 19, en el sur de la provincia de Santa Fe, para reclamar aumentos tarifarios por la suba de costos.

También lo hacen en el acceso al Túnel Subfluvial, que une las ciudades de Santa Fe y Paraná, en Entre Ríos.

La medida, que se inició anoche por tiempo indeterminado, “deja pasar a los autos pero retiene a los camiones”, informaron fuentes de las agrupaciones de transportistas.

Sin embargo, cerca del mediodía resolvieron flexibilizar la medida y dejar pasar 30 camiones de carga por hora.