La Justicia provincial confirmó este lunes que aceptó el pedido de un rosarino para ser adoptado por su padrastro de 78 años. El trámite se resolvió con el cambio de apellido del joven, quien había hecho la solicitud junto a su hermano, pero este último falleció antes de que se dictara la resolución.

A cuatro meses de la presentación, el Tribunal Colegiado de Familia número 7 respondió de manera favorable para el muchacho de 25 años se cambie su nombre legal a Guillermo Gabriel Tomás Andrada. La pareja de su mamá no tiene hijos biológicos y fue quien lo crió desde pequeño al igual que a Nicolás, dos años mayor que él.

La historia de Ricardo Juan Tomás junto a Liliana se desarrolló en convivencia en la zona sur de la ciudad. Los dos chicos crecieron y ahora quisieron reconocer legalmente el vínculo que forjaron con él. Sin embargo, el mayor de los hermanos murió de manera inesperada imprevista. Para entonces ya había tenido dos hijos, uno de los cuales lleva el segundo nombre del hombre con el que vivió su niñez y adolescencia.

En diálogo con La Capital, Guillermo se mostró feliz por la decisión de la jueza Valeria Vittori para concederle la adopción integrativa a su padrastro, de quien tomó su apellido. “Me cambió la vida a mí y a mi hermano”, dijo a la hora de dar cuenta de la relación entre los tres.