El gobernador destacó el proyecto durante una gala en la que se recaudaron 4 millones de pesos para la obra.


Pasados casi dos años desde el anuncio del proyecto final para la ampliación del Museo de Bellas Artes “Juan B. Castagnino”, este sábado se llevó a cabo una gala para promover la iniciativa y allí el gobernador Miguel Lifschitz manifestó: “Quiero convocarlos para que dentro de no más de 24 meses nos volvamos a encontrar todos juntos para inaugurar el nuevo museo”.

“La obra incorpora nuevos usos y espacios al edificio histórico y la idea es que esta nueva estructura se construya con el esfuerzo del sector público, del estado municipal y provincial y aportes de los privados“, recordó el mandatario respecto de la iniciativa que incluyó un concurso nacional para definir pormenores de la renovación.

Desde la Casa Gris recordaron que la propuesta consiste en duplicar la superficie cubierta actual de 2.654 metros cuadrados y alcanzar 6.471 en total. Entre otros puntos, las modificaciones contemplan rehabilitar dos patios de esculturas, cuatro salas de planta de baja y otras tantas en el primer piso.

Durante la cena que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones City Center, Lifschitz también hizo referencia a la coyuntura económica en plena campaña electoral. A la hora de repasar el proyecto del Castagnino, señaló: “Tenemos que darle un ejemplo al país, que tiene un momento de crisis. Cuando todo el mundo está pensando en salvarse a sí mismo, en Rosario seguimos pensando en un proyecto común y somos capaces de encarar un emprendimiento ambicioso que tiene que ver con la cultura”.

Al evento también asistió la intendenta Mónica Fein y dirigentes de otras fuerzas políticas con el objetivo de contribuir en la búsqueda de fondos. Sobre el cierre de la velada, los organizadores presentaron un cheque simbólico que anunciaba una recaudación de $4.100.000.






Comentarios