Las inmobiliarias advierten que el primer trimestre del año fue "muy difícil" más allá de la merma histórica.


Después de un 2018 durísimo para el rubro, la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros) ratificó que se mantiene la diferencia del 50% interanual en el nivel de operaciones en la ciudad e insisten en que “hay muy poca demanda” en el mercado.

Es un momento bastante particular. A eso hay que sumarle que enero y febrero sobre todo tienen históricamente una merma en la compraventa, por lo que es un trimestre muy difícil”, explicó José Ellena, titular de la entidad.

Sin cambios respecto de la falta de compradores con líneas de créditos hipotecarios, el representante de las inmobiliarias locales señaló sobre la otra parte de los interesados que “el inversor analiza mucho más la compra” y “tiene otras alternativas”.

Frente a la caída del 50% que registran este mes al igual que a mediados del año pasado, Ellena comentó ante la consulta de Radio 2: “Estamos en niveles que asustan“. A su vez, reconoció que las ventas limitadas han hecho que muchos dueños se vuelquen a poner sus propiedades en alquiler en un mercado con algunas diferencias.

En cuanto al perfil de los inquilinos y sus posibilidades, desde Cadeiros indican que la demanda es más “acotada” en cuanto a la búsqueda de alojamiento para estudiantes. En paralelo, los monoambientes y departamentos parecen haber cedido terreno ante el avance de otros inmuebles que funcionan como “dormitorios comunitarios”, algo que ocurre con mayor frecuencia en el caso de extranjeros que vienen a cursar desde Brasil o Perú, por ejemplo.






Comentarios