Al frente de la concentración estuvo la organización Pan y Rosas repudiando la "presión clerical" para frenar el aborto legal.


Más allá de la movilización prevista para este viernes desde las 17 en Rosario, las actividades alusivas al 8M comenzaron en la mañana con un corte al tránsito desde las 7 en la esquina de España y Córdoba.

Puntualmente la agrupación Pan y Rosas decidió concentrar frente a la sede del Arzobispado de Rosario con bombos y consignas pidiendo la legalización del aborto, remarcando la presión clerical para evitar que la ley salga.

La protesta buscó así vincular el paro de mujeres en contra con el avasallamiento de los derechos del género con una lucha que mantiene comprometidos a muchos colectivos de mujeres que es el acceso a la interrupción gratuita del embarazo.

Más allá de la protesta frente al Arzobispado, desde dicha institución eclesiástica confirmaron que el arzobispo Eduardo Martín no se encontraba en la ciudad, aunque dejó un mensaje que fue difundido en las redes.

Les deseo y auguro que deseen ser santas con el estilo propio de ser mujer y reflejar así un rayo de la santidad de dios con el sello y el carácter del genio femenino”, indicó Martín.






Comentarios