La periodista se mostró disconforme y respaldó a su colega frente a las críticas por su oposición al aborto legal.


La decisión del diario La Nación de reasignarle tareas a Mariano Obarrio luego de una larga trayectoria como acreditado en la Casa Rosada no pasó desapercibida para Amalia Granata, quien ratificó su “total apoyo” hacia el periodista que se erigió como referente de los opositores a la legalización del aborto.

A través de su cuenta de Twitter, la ex candidata a diputada nacional se hizo eco de la resolución que resultó ser un golpe a uno de los portavoces de los grupos autodenominados “provida” y se refirió en tono irónico a “la democracia de los medios” para manifestar su disconformidad.

En la misma línea que varias organizaciones que formaron parte de la contraofensiva en torno al proyecto sobre interrupción legal del embarazo (ILE), la rosarina respaldó el activo rol como militante de la “ola celeste” que mantiene su colega.

Fuentes consultadas por Perfil en el periódico de los Mitre negaron que la salida de Obarrio tras 17 años de cobertura represente una suerte de “castigo” y agregaron: “Nadie le va a decir que deje de militar en lo que él cree, pero sí es cierto que puede ser contraproducente“.

Las quejas sobre censura en medios de comunicación no son un tema infrecuente en las declaraciones públicas de Granata. En junio, sus cuestionamientos por redes sociales le valieron la salida del programa de Maju Lozano en Canal 9 cuando la propuesta de aborto legal ya había obtenido media sanción en Diputados.




Comentarios