Este martes comenzó la revisión del fallo de primera instancia en el Centro de Justicia Penal.


Pasaron 127 días desde que condenaron a “Los Monos” en el marco de un proceso oral sin antecedentes a nivel provincial. Este martes, el violento intervalo que incluyó 13 ataques a balazos contra jueces y policías se cerró tras el inicio de la primera audiencia ante la Cámara de Apelaciones de Rosario.

La actividad programada a partir de las 8 en el Centro de Justicia Penal se llevaba a cabo en el marco de un operativo de seguridad que profundizó las estrictas medidas vigentes luego del tiroteo que diez días atrás afectó el edificio al que concurrirán en forma excepcional las magistradas designadas por sorteo para analizar la resolución de primera instancia.

El último episodio de la saga de amenazas tuvo lugar seis horas antes frente a la sede de la Fiscalía Regional, donde se registraron al menos 5 disparos y luego la policía demoró a seis personas por el hecho.

El edificio de San Luis 1451 fue blanco del último ataque. (@belitaonline)

El tribunal es presidido por Gabriela Sansó, precisamente la supuesta destinataria de la veintena de balazos en la madrugada del día anterior en San Luis al 1400. Tal como ocurrió en el resto de los episodios registrados desde fines de mayo, la jueza se mudó hace varios años del edificio apuntado, al punto de que uno de los vecinos negó que alguna vez hubiera vivido alguna persona vinculada con la Justicia santafesina.

Tanto la camarista como sus colegas Bibiana Alonso y Carolina Hernández ya se encuentran con custodia permanente y trabajarán en doble turno hasta el martes 28 de este mes.

De no mediar inconvenientes, ese día concluirá la discusión con la Fiscalía y los defensores sobre el fallo que incluye penas de hasta 37 años de prisión en el caso de Ramón Ezequiel Machuca, uno de los líderes de la banda. “Monchi” no estará en la sala de Rueda y Mitre, aunque sí seguirá el debate por videoconferencia al igual que otros siete acusados con prisión efectiva.

El Centro de Justicia Penal recibió siete disparos hace diez días. (Juan José García)

Ariel Máximo Cantero hijo, quien recibió una sanción de 22 años y fue señalado recientemente por ordenar desde la cárcel de Piñero de las primeras balaceras en ex viviendas del juez Ismael Manfrín, permanecerá en las instalaciones federales de Resistencia bajo la misma modalidad. Lo mismo ocurrirá con Jorge Emanuel Chamorro, alojado actualmente en Rawson. Hacia el mediodía, tanto “Guille” como “Ema” pidieron a las juezas interrumpir la comunicación y sólo quedaban conectados Machuca, Mariano “Gordo” Salomón y Walter Jure, todos detenidos en el Gran Rosario.

En total se revisan 18 condenas por homicidio, violación de secreto, tenencia ilegítima de arma de fuego, atentado contra la autoridad, cohecho e incumplimiento de deberes de funcionario público, asociación ilícita y encubrimiento. Estos dos delitos también serán objeto de debate por las absoluciones a Francisco Lapiana, ex representante del futbolista Ángel Correa, y Lorena Verdún, la ex pareja de Claudio Ariel “Pájaro” Cantero.

Tanto los imputados presentes como quienes están conectados online podrán hacer uso de la palabra o comunicarse con sus abogados durante las audiencias desdobladas a la mañana y a la tarde, aunque no se esperan intervenciones recurrentes como ocurrió durante el juicio oral y público que comenzó en noviembre. En este sentido, desde el tribunal explicaron que no hay posibilidad de aportar pruebas en esta instancia y el trámite habitual suele concentrarse en cuestiones técnicas invocadas por las partes.

Fotografía: Juan José García.




Comentarios