Ante el inminente cese de la atención al público en los locales por 14 días dueños de abres y restaurantes piden exención impositiva.


A media mañana comenzó el despliegue. Mesas, sillas y un food truck era el panorama que podía verse en calle Moreno casi esquina Santa Fe, frente a Gobernación. Se trató de la creativa protesta que decidieron realizaron los gastronómicos de Rosario para visibilizar la problemática que atraviesa el rubro que se acentuó el sábado con la restricción horaria de las 19.30 y que promete profundizarse a partir del inminente anuncio de nuevas prohibiciones producto de la suba de contagios de coronavirus.

Estamos de acuerdo con el cierre si la cuestión sanitaria lo amerita. Pero bajar las persianas por 14 días significa que necesitamos sí o sí que se declare la emergencia gastronómica”, explicó Leo Santero, integrante del Paseo Pellegrini, uno de los corredores involucrados en la protesta.

Gastronómicos en emergencia protestaron con un bar a cielo abierto frente a Gobernación. (Twitter)

El planteo de los titulares de bares y restaurantes, que el sábado pasado, apenas entró en vigencia el límite de funcionamiento de las 19.30 se hicieron escuchar en la esquina de Oroño y Jujuy, es el de que se avance con un esquema de exención impositiva.

“Entre otras cosas pedimos que se mantengan los ATP hasta marzo, que se nos libere del pago de Ingresos Brutos por seis meses y en el período posterior que se nos cobre la mitad, son algunos de los planteos”, enumeró Santero en contacto con Radio 2.

La manifestación con mesas y sillas sobre el pavimento tiene además por objetivo “mostrarle al gobernador cómo un bar puede funcionar al aire libre con todos los protocolos y sin aglomeraciones”.

Aunque es probable que ahora se cierren los restaurantes y bares al menos por dos semanas ante el retroceso de fase, el miércoles los gastronómicos presentaron ante la Justicia un amparo colectivo para que se deje sin efecto la restricción horaria que ya lleva seis días.




Comentarios