Mientras el total de nuevos casos diarios aumenta con grandes saltos, unos 20 taxistas rosarinos ya se contagiaron por coronavirus. Referentes sindicales advirtieron que los choferes también acusan el impacto actual de la pandemia y convocaron a una jornada de actividades en reclamo de mejores condiciones laborales.

Las autoridades del gremio apuntaron que la situación es "bastante crítica" para los conductores del servicio público en la coyuntura actual. En particular apuntaron una vez más la falta de regularización del registro de sus afiliados por parte los titulares de licencias, lo que provoca que algunos no tengan cobertura de ART mientras están bajo tratamiento. En otros casos, eso genera dificultades para acceder al subsidio de salarios a través del programa ATP.

El último martes, representantes del Sindicato de Peones de Taxis se mostraron de acuerdo con la suspensión temporal de actividades nocturnas por la emergencia sanitaria en la ciudad. "Si seguimos a este ritmo, en algunas semanas los hospitales no van a poder dar respuestas", aseguró el secretario general, Horacio Yannotti.

Con respecto a las restricciones actuales para evitar la propagación de COVID-19, el gremio hizo un planteo similar al de otros sectores perjudicados. A través de un comunicado sugirieron adelantar el horario de entrega de los coches para que los "nocheros" tengan la posibilidad de hacer más viajes.

Por otra parte, la entidad convocó este sábado a una jornada de defensa de sus derechos laborales. Las actividades entre las 9 y las 11 de la mañana se organizaron bajo la premisa de respetar el distanciamiento social y el resto de las medidas sanitarias.