Para el resto de la semana se esperan algunos chaparrones y tormentas junto con un ascenso de la temperatura.


Luego de una jornada muy fría con cielo despejado, el tiempo empezó a cambiar y anticipan un lunes nublado con temperatura más alta y muchas nubes en Rosario. Lo que no se modificó es la huella del humo procedente de Entre Ríos por la quema ilegal de pastizales.

Además del olor intenso producto de los incendios en campos al otro lado del Paraná, la ciudad amaneció con una sensación térmica de 5,7 grados y una máxima probable de 18°. De acuerdo al pronóstico oficial, el viento seguirá soplando desde el nordeste y la velocidad se reducirá por la noche, aunque hay pocas chances de ver el sol durante la jornada.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informa que a partir del martes el frío dará tregua en Rosario. Sin embargo, habrá que esperar hasta el viernes para ver el cielo despejado nuevamente. En el medio prevén tormentas tanto el miércoles como el jueves a la mañana.

Para el final de la semana corta anuncian un nuevo descenso de la temperatura con mínimas que van desde los 9 hasta los 14 grados. El feriado del sábado por el Día de la Bandera, en tanto, se perfila como una jornada parcialmente nublada con una máxima de 18°.




Comentarios