El fiscal Javier Arzubi Calvo argumentó que el atentado contra la policía en 1976 no constituye un crimen de guerra.


La Fiscalía Federal 1 de Rosario dictaminó la prescripción de la causa sobre un atentado atribuido a Montoneros durante la última dictadura cívico militar. El trámite se había iniciado en 2009 a partir de la denuncia de familiares de las víctimas del atentado, en su mayoría policías.

En la resolución se advierte que “no puede hablarse de conflicto armado interno y por tanto de crimen de guerra” como uno de los argumentos para continuar la investigación sobre el ataque con explosivos perpetrado el 12 de septiembre de 1976 en la esquina de Rawson y Junín.

Al analizar la prueba recabada durante la última década, el fiscal Javier Arzubi Calvo concluyó que no es posible sostener la hipótesis de un “crimen contra la humanidad” en los términos definidos por el derecho penal internacional. “La naturaleza aberrante del suceso y el inconmensurable daño ocasionado no bastan por sí para superar los diques estrictos que contienen y perfilan dicha materia”, argumentó respecto del episodio en el que murieron 11 personas.

El atentado en cuestión se llevó a cabo mediante la carga de una bomba dentro un automóvil Citroën estacionado a metros de lo que actualmente es uno de los accesos de Alto Rosario Shopping. El dispositivo fue detonado a distancia cuando pasaba por allí un micro que llevaba a policías afectados al operativo por un partido en la cancha de Rosario Central. Además de nueve efectivos, el estallido terminó con la vida de una pareja que venía detrás a bordo de un Renault 12, cuya hija sufrió severas lesiones.




Comentarios