Un cambio en el mecanismo de pago les reduce notablemente el aporte de obras sociales por sus prestaciones.


Unos 3200 transportistas de personas con discapacidad corren riesgo de no poder seguir prestando actividad debido a la drástica reducción del pago de obras sociales. Solicitan auxilio al Estado nacional.

Como el sector de personas que se trasladan son parte de los grupos de riesgo ante la pandemia, su tarea se ha visto resentida. Por lo pronto, instituciones y transportistas se han encargado en este tiempo de cuarentena de la producción, selección y traslados de alimentos, medicamentos, materiales educativos, didácticos y de entretenimiento para las personas con discapacidad.

Pese a que el gobierno nacional por medio de la Agencia Nacional de Discapacidad (Andis) se había comprometido al pago del 100 por ciento de las prestaciones, ahora surgió otro conflicto. “Nos encontramos con la cruda situación de reducción de pagos de obras sociales (sindicales, prepagas, Pami)”, detallaron desde la la Federación Argentina de Transportistas de Personas con Discapacidad (Fatradis).

Transporte de discapacitados

De acuerdo a su visión, hubo una “picardía administrativa de la Superintendencia de Servicios de Salud y Pami donde han informado que solo habilitan pagos a ‘prestaciones efectivamente realizadas’, cuando correspondía que fuese por ‘prestaciones efectivamente autorizadas’”, mencionaron.

Asimismo, la entidad gremial recordó el compromiso de Andis donde se estableció en el Artículo 3 de la resolución 85/20 que los meses de marzo y abril de 2020 serían liquidados y abonados en su totalidad.

“Lo resuelto no se ajusta a la resolución. No es nuestra intención bajo ningún concepto, percibir el 100% por las prestaciones, sin al menos haber realizado servicio alguno relacionado o haber estado a disposición de las personas con discapacidad, a los protocolos de asistencia especificados por la Andis para este tiempo de extremas necesidades”, aclararon.

Transporte de discapacitados

“Consideramos necesario advertir, que esta situación dañará considerablemente la salud del sistema de prestaciones básicas y de manera irreversible, dado que pocos serán los prestadores transportistas que podrán permanecer activos, pasada la pandemia que azota a nuestro país”, agregaron.

“Nos hemos adaptado a una nueva tarea, a horarios extendidos, improvisando protocolos de higiene y seguridad, y nuevamente somos blanco de las discrecionalidades de los distintos responsables de las obras sociales”, cerraron.




Comentarios