Decenas de titulares de transportes escolares se manifestaron este lunes en el Parque de la Independencia para pedir asistencia estatal por la falta de trabajo al no haber clases. Entre otros problemas vinculados a la pandemia en Rosario destacan que muchos no pudieron acceder a los subsidios nacionales para paliar la emergencia sanitaria.

Alrededor de 60 dueños de camionetas y otros vehículos se concentraron sobre Bulevar Oroño para solicitar una "ayuda económica sólida y real". Pasado un mes y medio desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio mantuvieron tres reuniones virtuales con representantes de la Municipalidad y esperan que se articule una medida concreta a través del diálogo con autoridades nacionales.

Los transportistas explicaron en conferencia de prensa que su situación se agrava al no haber calificado para recibir el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). "La razón es que Anses considera como patrimonio a los vehículos que utilizamos para trabajar", puntualizaron. Una de las conductoras consultadas por LT8 señaló que siguen acumulando deudas por impuestos y servicios sin expectativa de poder retomar su actividad.

Según registros del Ejecutivo local, en Rosario hay más de 300 titulares habilitados para este tipo de servicios en escuelas. Eso implica que "más de 400 familias están afectadas por la paralización" de la actividad en las aulas públicas y privadas.