El agua bajó a poco más de 40 centímetros y se cree que en los próximos días el área será inaccesible.


La bajante del río Paraná ya lleva un año y cada vez son más las zonas que se volvieron inaccesibles para las embarcaciones. El área del Paraná Viejo bajó a poco más de 40 centímetros de altura, algo nunca visto, aunque las autoridades provinciales se empeñan en relativizar los inconvenientes que esto genera.

Hace dos semanas, esta zona cercana a las islas tenía más de un metro, pero desde entonces bajó 60 centímetros. Además en algunos sectores la distancia entre costa y costa se redujo de 120 metros de agua a cerca de 30.

De este modo, se cree que en los próximos días será imposible ingresar, tal como ya ocurrió con el embudo, que hoy está en un tercio de su tamaño habitual. A muchos rosarinos y lugareños les llamó la atención esta pronunciada bajante, y compartieron las imágenes en redes sociales.

Problemas en el puerto

Los últimos informes determinan que la marca del nivel del río es de 0,44 metros en la zona del Puerto de Rosario, afectando de esta manera la navegación interior y la rama de la actividad portuaria y económica.

Esto llevó a que comience a trabajarse con cinco dragas de Hidrovía que operan durante las 24 horas, y se modificó la señalización del canal para contribuir a la reactivación de la actividad, ya muy afectada por la pandemia.

En este sentido, Edgardo Arrieta de Dragado y Balizamiento, señaló que “se han modificado los ciclos de trabajo, cumpliendo con los protocolos estrictamente para salvaguardar las vidas de los empleados y las embarcaciones”.




Comentarios