Un nene de 4 años permanecía este sábado en estado reservado tras el arresto de sus padres por presuntas agresiones físicas. Según fuentes judiciales, lo atendieron inicialmente por problemas respiratorios y luego descubrieron que tenía signos de haber sido golpeado.

El caso que investiga la unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación (MPA) tomó estado público por la tarde, cuando Caín A. ya había sido derivado al Hospital Provincial desde Villa Gobernador Gálvez. En el efector diagnosticaron que tenía un pedazo de comida alojado en un pulmón y eso le había provocado una broncoaspiración. Además de retirar el fragmento, los médicos hallaron inidicios de que había sido maltratado.

A partir de la intervención de la Secretaría de Niñez de la provincia se supo que Caren L. y Ariel A. habían llevado a su hijo al Hospital Anselmo Gamen por la madrugada para pedir que lo asistieran. Durante la jornada, tanto la policía como el personal de dicha cartera recabaron testimonios de otros familiares y vecinos que derivaron en la detención de ambos. Los encargados de la causa presumen que el papá le había dado uno o más cintazos al pequeño.

Caín quedó alojado en la unidad pediátrica del Hospital Provincial a partir de la información obtenida por el MPA. En lo que respecta a sus padres, la Fiscalía planea imputarlos este lunes por lesiones dolosas agravadas por el vínculo.