El nivel del agua quedó debajo del metro y medio y paralizó las actividades en las guarderías de la zona norte. La situación podría agravarse.


El río Paraná bajó casi 40 centímetros en los últimos días, quedando por debajo del metro y medio de altura, y paralizando casi por completo la actividad náutica. Advierten que esta situación podría prolongarse en el tiempo y echar a perder buena parte de la temporada.

“La actividad está muy complicada, venimos del Yacht Club, que hoy tiene el 80% de las lanchas varadas”, señaló Jorge Pinilla, referente de la Cámara Náutica de Rosario. Entre las guarderías más complicadas se encuentran las ubicadas en el norte, de la zona de La Florida hasta el Parque Alem.

La bajante del río Paraná pone en peligro la temporada náutica (Juan José García)

En esa zona, guarderías como M&M, Remeros Alberdi y Marina Norte son las que muestran un peor escenario, ya que allí hay mucho sedimento. “Depende mucho la ubicación de cada una, porque otras guarderías como las de Central, que está sobre el canal, y las de más abajo cerca del Saladillo, muestran un mejor panorama”, describió en diálogo con Vía Rosario.

“Las que tienen dragas, están dragando, pero no es sencillo porque deben hacerlo cerca del canal por los buques interoceánicos a los que hay que dejarles paso”, explicó. Adelantó que la semana próxima habrá cierto alivio porque en la ciudad de Santa Fe hay una subida, pero advirtió que luego otra vez habrá bajante por lo que está ocurriendo en Brasil.

La bajante del río Paraná pone en peligro la temporada náutica (Juan José García)

“Se avizora una sequía importante, por lo que el inicio de la temporada va a ser complicado”, sostuvo. A esto se suma cierta crisis en el sector, ya que en los últimos cuatro años cayó bruscamente la compra de lanchas, lo que además afectó el negocio de repuestos y accesorios y el de las guarderías.

“Hoy una guardería puede cobrar de $5.000 a $20.000 mensuales. Por eso mucha gente, sobre todo de Funes y Roldán, está sacando su embarcación y guardándola en su propia casa”, explicó.

La bajante del río Paraná pone en peligro la temporada náutica (Juan José García)




Comentarios