Los recambios en la administraciones local y provincial tienen un denominador común que podría repetirse a nivel nacional.


Los resultados electorales que se dieron en Rosario y en la provincia de Santa Fe arrojaron datos sorpresivos. Candidatos que lucharon contra referentes promovidos por la estructura gobernante. La victoria de Javkin en la ciudad, pese al tibio apoyo del socialismo en el Frente Progresista  y de Perotti en la Gobernación, que rompió doce años de egemonía del partido de la rosa en la Casa Gris  marca el inicio de un estilo que parece imponerse: postulantes moderados, que no caen en la grieta. Una situación similar parece ocurrir a nivel nacional con Alberto Fernández. El macrismo enfrenta un importante desafío.






Comentarios