Una ordenanza obliga a incorporarlas en las empresas públicas pero no establece sanciones para quienes incumplen.


Este jueves los concejales recibieron el reclamo de las mujeres interesadas en ser choferes de colectivos, las cuales exigieron el cumplimiento de la ordenanza que plantea la repartición equitativa de los cupos en el Transporte Urbano de Pasajeros.

La discusión se dio en el marco del fallo judicial en primera instancia de la Justicia que obliga a la empresa Movi a incorporar mujeres a su plantel y luego de que el secretario general de la Unión Tranviario Automotor (UTA) Rosario, Manuel Cornejo, afirmara que el cuerpo femenino “no está preparado para manejar”.

De la reunión participaron representantes de la Federación de Choferes de Colectivos y concejales, que debatieron la reformulación de la ordenanza sancionada en 2006 que si bien establece la repartición equitativa de los cupos en el Transporte Urbano de Pasajeros, no contempla sanciones para los infractores.

Mujeres colectiveras reclamaron en el Concejo por el cupo femenino.(Twitter/@meugeniaschmuck)

“No se pueden dejar pasar. La UTA debería estar acá apoyando a las chicas y no diciendo esas barbaridades”, se quejó Romina Perea, la abogada que patrocinó a las cuatro mujeres que presentaron recursos de amparo.

Muchas veces vinimos al Concejo en busca de hacer cumplir la ordenanza y nunca se hizo nada”, dijo Silvina, una de las participantes del cónclave.

Ella empezó a trabajar en 1999 en una de las empresas y cuando esta quebró, pasó a Rosario Bus. En 2014 la desvincularon y el año pasado hizo un reemplazo de 14 días en La Mixta. “Ahora hace tres meses que nos prometen que nos van a llamar y seguimos esperando”, contó.

Tras la reunión, la edila María Eugenia Schmuck dirigió hacia el Ejecutivo la responsabilidad por esta situación: “La intendenta es mujer y la secretaria de Transporte también y comentan como relatoras de un hecho cuando son las primeras en tener que hacer que se cumpla la ordenanza“.






Comentarios