El ministro Genesini convocó a una nueva audiencia para el viernes por la mañana, luego de que el juez Postma rechazara el desalojo.


El Ministerio de Trabajo provincial tomará el conflicto por los despidos de Electrolux, luego de que la Justicia rechazara el pedido de la fiscal Valeria Haurigot para desalojar a los trabajadores despedidos de la empresa, quienes mantienen una protesta en el predio y a quienes imputó por “sabotaje y usurpación”.

La audiencia se celebró en la tarde del martes, y luego de dos cuartos intermedios el juez de Primera Instancia aceptó estas imputaciones para los 13 trabajadores, pero consideró “no procedente” su desalojo porque “la violencia sólo genera más violencia”.

Señalando además que el principal costo lo pagan los echados, insistió en su resolución del viernes pasado, con la que había considerado a la cartera laboral como el área propicia para dirimir el diferendo, antes que la Justicia penal.

El propio ministro de Trabajo, Julio Genesini, estuvo presente en la audiencia, y aseguró que tomará el tema bajo su órbita al considerar que se trata de un conflicto laboral. Para el viernes está previsto un nuevo encuentro entre las partes, en donde se buscará llegar a un acuerdo en torno a los 22 despidos producidos.

Por su parte la defensa de los operarios difundió un audio en el que supuestamente se escucha a Haurigot dialogando con directivos de la empresa sobre metodologías para disolver la protesta. Es por eso que se solicitó su remoción y la declaración de nulidad de lo actuado.

Paralelamente se realizó una movilización por los trabajadores desde la plaza 25 de Mayo hasta la sede de Gobernación, exigiendo “el fin de la represión y de los despidos, y la reincorporación inmediata de los cesanteados.






Comentarios