En febrero, un vecino de Buchardo fue detenido por romper a martillazos un cajero automático de Bancor, cansado del mal funcionamiento, y el problema continúa, según protesta el protagonista de esta historia, que dice que no quiere volver “con el martillo de nuevo”, comentó en Facebook.

Enojado por los viajes a otro pueblo, para poder conseguir efectivo, el hombre avisó que tomaría la decisión aquella vez, como una manera de lograr que la entidad bancaria instale un cajero nuevo, pero parece que la cosa no se solucionó y siguen los problemas: “otro fin de semana sin andar el cajero, yo no sé si me toca a mi solo, o a otras personas”, comentó en la red social.

Seguidamente, expresó “soy yo quien debe quejarse de una manera incorrecta, nadie hace reclamos, yo no quiero que me digan ‘negro, tenés que venir con el martillo de nuevo’ vengan todos a hacer el reclamo correspondiente a la institución”, arengó a los vecinos, al tiempo que recordó aquella reacción que le costó ir a la Comisaría.