En Rosario, le arrojaron un caño que se incrustó en una rueda y dice "me salvé de milagro".


La inseguridad golpea con dureza y la falta de respeto por la vida es una constante en ataques como el que sufrió un camionero cordobés en Rosario y que no tuvo consecuencias graves sólo por la suerte que estuvo de su lado.

Ricardo Vecchio es de Huanchilla y salía con su camión de una planta de Cargill en Rosario, cuando sufrió un inesperado percance que pudo haberle costado la vida, incluso: al costado de la ruta un grupo de malvivientes le arrojó un caño de acero de unos cuatro metros de largo y que se incrustó en una de las ruedas delanteras de su camión.

Le tiraron un caño para obligarlo a frenar, en un ataque propio de salvajes.

El ataque lo obligó a bajar la velocidad, pero se salvó de ser abordado por los salvajes, gracias al apoyo de otro camionero que vio la situación y se acercó a auxiliarlo.

Sobre el peligro que corrió, el transportista comentó que “ellos no piensan si uno es mala persona o si uno tiene familia. Ellos tienen la mente en blanco y te tiran a matar. Tu vida depende de ellos si te quieren dejar vivir o no”, dijo a diario Puntal.

Pero pudo contarla y zafar de la situación a salvo, gracias a la suerte: “menos mal que no se me alcanzó a trabar el camión del todo”, comentó con alivio este trabajador que transporta granos para una empresa de la localidad de Alejandro Roca.


En esta nota:

Policiales Inseguridad


Comentarios