Ayer a la tarde en Fontana, localidad chaqueña contigua a Resistencia, un hombre de 63 años y su nieto de 5 años de edad murieron tras ser arrollados por una camioneta que salía de una estación de servicio. También fue golpeado un niño de 4 años, quien está internado en estado grave.

El accidente ocurrió en la avenida 25 de Mayo al 3950. Según testigos, el vehículo salía de la estación de servicio luego de cargar combustible. En ese momento, el conductor de 56 años, Aldo Romero, se descompensó, chocó con un auto estacionado, y perdió el control del vehículo, lo cual resultó en la muerte de Roberto Ramírez (63) y su nieto Tiziano Ramírez (5).

Al segundo de haber ocurrido esto, la desenfrenada Volkswagen Amarok acabó incrustada en la pared de un local comercial a 50 metros del lugar del incidente.

Verónica Ramírez (38), madre del niño, sufrió una crisis de nervios cuando arribó al sitio, por lo cual fue hospitalizada. Entretanto, otro niño de 4 años, también atropellado, se encuentra internado de gravedad en el hospital Pediátrico de Resistencia.

La policía señaló que Romero no tenía alcohol en sangre. Sin embargo, quedó preso por homicidio culposo en accidente de tránsito por orden del fiscal Roberto Villalba. El Gabinete Científico realizará las pericias necesarias para determinar qué ocurrió realmente en el accidente.

“La avenida 25 de Mayo es fatal. Queremos semáforos”

Los vecinos de los fallecidos expresaron su conmoción y dolor ante los hechos. Según relataron, en la avenida 25 de Mayo los accidentes de tráfico son una ocurrencia diaria. Señalaron así que, recientemente y en proximidades del último siniestro, otra camioneta también se llevó por delante a una mujer que iba en moto, pero resaltó que afortunadamente no hubo víctimas fatales.

Ante la situación, insistieron en la necesidad de semáforos en los cruces, pues hay dos sitios con cuatro bocas que producen incidentes de manera constante. A su vez, llamaron a la consciencia de los conductores para que manejen con mayor prudencia y cuidado.