Marta Soneira, secretaria de Desarrollo Territorial, exhibió el progreso realizado hasta ahora para modificar la ley de Bosques Nativos de Chaco. Con ese fin, contempló una convocatoria para reunir a los distintos sectores relacionados y requeridos para establecer un nuevo orden para lograr el desarrollo sostenible de la provincia.

Es así que Soneira indicó que trabaja en la modificación de la Ley 26331, la cual tiene por objeto la protección de bosques nativos y su ordenamiento territorial. La secretaria aseguró que, luego de 12 años de haber sido sancionada, la legislación correspondiente necesita ser actualizada para planificar un Chaco productivo que cuente también con un medio ambiente sano.

La provincia del Chaco cambió en cuanto a su desarrollo productivo, por lo que uno de los temas de agenda del Consejo Provincial del Ambiente es la realización de este nuevo ordenamiento de manera que se generen políticas públicas que se apliquen en el territorio sobre la base de la realidad productiva e identidad local”, declaró la funcionaria.

Sobre la situación geográfica de la provincia, la secretaria comentó que “estamos planteando una nueva perspectiva desde la base del crecimiento que tuvo el Chaco a partir del 2005. La zona del sudoeste de la provincia es el sector agrícola por excelencia cuando antes lo era zona central”.

A lo anterior, Soneira añadió: “Tenemos un área de reserva forestal (la mayor del país) que esta al norte en la zona de El Impenetrable y otras zonas que por sus condiciones son más ganaderas como los Bajos Submeridionales o el sector este”.

Son 45 los mapas que equipos técnicos han trazado para destacar la situación de los bosques de Chaco. Es en estas representaciones que se especifican el riesgo hídrico, la biodiversidad, biomasa, y datos referidos a la producción y el ambiente con los cuales se consigue una imagen evidente de la evolución de la provincia en los últimos años.

También trabajan en el nuevo ordenamiento especialistas del INTA, SENASA, Ambiente de Nación y demás sectores que se involucran en conjunto a ambientalistas, agricultores, ganaderos y apícolas, todo con el objetivo de acelerar el proceso de modificar la Ley de Bosques Nativos.