La Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente y el Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Viviendas (Ipduv) firmaron un convenio que permitirá avanzar con la construcción de 1000 viviendas en la zona del ex campo de tiro en Resistencia.

A través del acuerdo, la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente otorga al Ipduv alrededor de 41 chacras que cuentan con una superficie total de 3864 hectáreas, con el fin de incorporar este espacio a la trama urbana de Resistencia. Por su parte, el Instituto será el encargado de llevar adelante el proyecto urbanístico.

La iniciativa, forma parte del Proyecto de Desarrollo Urbanístico Nuevo Sur, que incluye estas tierras a la trama urbana de Resistencia a través de un proceso de crecimiento ordenado y equitativo.

El proyecto, que obtiene financiamiento del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de Nación, comenzó a idearse a raíz de la transferencia de dominio que realizó la Nación a la Provincia de las 4660 hectáreas que correspondían al ejército nacional.

Las mil viviendas que se construirán, como primera etapa, permitirá brindar soluciones en materia habitacional.

“Con un gran trabajo realizado por el equipo técnico de la Secretaría, en articulación con el Municipio de Resistencia, se ha avanzado en la planificación y diseño para el desarrollo urbanístico equilibrado e integrado de esta extensión de tierra que representa casi la misma dimensión de Resistencia”, explicó al respecto la secretaria de Desarrollo Territorial y Ambiente Marta Soneira.

Desde el gobierno se ha diseñado un plan de regularización, ordenamiento y desarrollo urbanístico para todo este Nuevo Sur y para el resto de los municipios de la Provincia con los que se está trabajando.

Asimismo, se avanza fuertemente en la generación de lotes con servicios para brindárselos a la ciudadanía. “Hay 300 lotes que pronto entrarán en proceso de licitación, para que aquellas familias que los adquieran puedan tener un lote garantizado, con un título de propiedad con hipoteca, con los servicios de infraestructura adecuada: calle, energía, luz, cloaca, etcétera”, concluyó Soneira.