Así lo aseveró el director del sanatorio donde murió una joven después de dar a luz por medio de una cesárea programada.


Luego de conocerse la muerte de una mujer de 27 años tras dar a luz en el Sanatorio Antártida y la posterior denuncia de la familia por una presunta mala praxis, el director de la institución, Oscar Grabow aseguró que “se hizo lo que había que hacer”.

El director de la clínica afirmó: “El Sanatorio cumplió con todo lo que tenía que hacer, se proveyó de todos los insumos”, mientras que recordó que “una mala praxis habla de un acto médico, no de una internación”. La mujer fallecida, Yamila Giorgina Ayelén González de 27 años ingresó el lunes al sanatorio para que se le practique una cesárea programada.

Sin embargo murió 24 horas más tarde, el caso sigue bajo investigación, el esposo de la víctima realizó la denuncia por mala praxis iniciando así las actuaciones de rigor por parte de la Justicia. Según publicó Diario Chaco.






Comentarios