Desde el inicio de la pandemia, la Policía del Chaco realiza controles en todas las localidades de la provincia con el objetivo de garantizar que se cumplan las medidas que tomó el Gobierno provincial para evitar el contagio de coronavirus.

La fuerza formó grupos especiales que realizan operativos en el marco del Plan de Desescalada aplicado por el Estado para la apertura de actividades que estuvieron restringidas por la pandemia.

Desde el 1 de agosto y hasta el 8 noviembre la Policía intervino en un total de 492 reuniones clandestinas, fiestas y eventos deportivos no autorizados por el Gobierno provincial o municipios.

La Policía realiza controles nocturnos en las calles.

Además, 5.245 ciudadanos fueron notificados de la supuesta infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal, de los decretos de necesidad y urgencia por motivos de la pandemia.

Del total de reuniones intervenidas, 221 fiestas clandestinas, 7 eventos deportivos, en consecuencia 3.723 personas fueron notificadas de las infracciones en el Gran Resistencia. El resto ocurrió en el interior de la provincia.

Si bien en las últimas semanas, el Gobierno provincial autorizó la realización de eventos sociales, los mismos deben cumplir con los requisitos de distanciamiento social, utilización obligatoria de barbijo y uso de sanitizantes. Estos eventos intervenidos por la Policía no cumplían con dichos requisitos, lo cual representa un grave peligro en contexto de pandemia.