Actualmente hay 84 camas disponibles en el área COVID-19, una ocupación del 38% en terapia general (no COVID-19) y del 22% en la internación de pacientes con coronavirus.


El hospital Julio Perrando se encuentra actualmente con una ocupación del 47% de su capacidad y se prepara para lo que será una gradual flexibilización de la cuarentena en el Chaco. “Si bien todavía no habrá grandes cambios, estamos planificando para anticiparnos a ellos”, expresó la directora Nancy Trejo.

La directora informó que la ocupación actual del Perrando es del 47% y hay camas disponibles para internación aún en los sectores más críticos. En terapia general (no COVID-19) la ocupación es de un 38%, en tanto que en la internación COVID-19 la ocupación es de un 22%. “Para la atención de pacientes con coronavirus hoy tenemos 84 camas libres entre la pastilla 6 y el Hospital Modular”, precisó.

Internación

La internación de los casos de COVID-19 positivos leves y asintomáticos se da en el Hospital Modular, en tanto que aquellos pacientes moderados y graves están en la pastilla 6 del Perrando. “Contamos con camas disponibles, el sistema de salud nunca colapsó”, subrayó.

Flexibilización gradual

Se aproxima a un período de desaceleración y flexibilización gradual de la cuarentena en Chaco. Por ello, Trejo anticipó que se trabaja en la transición dentro del funcionamiento del sistema de salud, y del Perrando. “Vamos a planificar con los centros de salud para que de manera organizada se gestionen los turnos para las distintas especialidades del hospital”, indicó.

La conducción del Perrando habilitará un número telefónico para programar un sistema de consultas y atención a aquellos pacientes que pertenecen al área programática del hospital, indicó la directora.

Hospital Perrando (web)

“Esta será una semana de planificación con los jefes de cada uno de los servicios para ver de qué manera vamos a volver, de a poco, conservando y respetando todas las medidas y normas de bioseguridad”, resaltó y detalló que se organizó un programa de turnos escalonados, con un intervalo de 30 a 45 minutos, para que las y los pacientes lleguen con un turno específico y evitar así las aglomeraciones y largas esperas.

“Queremos establecer un circuito perfectamente organizado, en el marco de la pandemia tenemos sectorizada toda la atención, pero ampliaremos la cantidad de médicos que trabajen en el consultorio de febriles, que está funcionando bien, con consultas donde se establece un Triage y se decide si el paciente COVID-19 necesita ser hospitalizado o puede estar en aislamiento con un monitoreo permanente a través del 0800”, concluyó.


En esta nota:

Salud Coronavirus Chaco


Comentarios