"Es muy difícil sostener algún establecimiento comercial porque solo hay gastos y ningún ingreso", afirmó el presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia.


El impacto de la pandemia de coronavirus y las medidas de aislamiento destinadas a frenar el avance del virus produjo el cierre definitivo de 500 locales comerciales en la capital de la provincia de Chaco, afirmó el presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, Martín Giménez.

“Ya son 106 días de tener las puertas cerradas y así es muy difícil sostener algún establecimiento comercial porque solo hay gastos y ningún ingreso, lo que torna inviable cualquier negocio” indicó el empresario quién aseguró que “la situación se está complicando porque las ventas están cayendo en rubros esenciales como supermercados con caídas de hasta el 15 por ciento y de hasta el 50 por ciento en algunas farmacias”.

Calles vacías y comercios cerrados. (Federico López Claro)

El empresario, en diálogo con Télam, señaló que “se trata de comercios ubicados en el centro y macrocentro, porque en los barrios de la ciudad los locales funcionan como comercios de cercanía y están abiertos en su gran mayoría”. Giménez alertó que por la pandemia “terminaron de cerrar sus puertas establecimientos tradicionales con más de 50 años de presencia en la actividad comercial”.

En este sentido, detalló que “esto seguirá así por lo menos hasta el 17 de julio, de acuerdo a lo dispuesto por el decreto provincial por el que los locales permanecerán a puertas cerradas y trabajando únicamente los no esenciales con sistema de delivery”.

Por último, consideró que “la situación amerita una asistencia crediticia especial y/o subsidios, según la magnitud y el rubro de los negocios; que al aporte del gobierno nacional para pagar sueldos (ATP) se sume un 25 por ciento con recursos provinciales”, entre otras cuestiones.




Comentarios