Fue durante una jornada de protestas por parte de los municipales que reclamaban el depósito de sus haberes desde hace dos meses. En la ciudad está prohibida la pirotecnia desde hace dos años.


Indignación en la sociedad trelewense por una manifestación que terminó con un perro callejero herido a causa de pirotecnia. Sucedió ayer, cuando empleados públicos realizaron una protesta en el marco del atraso del pago de sus salarios por más de dos meses. A pesar de que los petardos estén  prohibidos en la ciudad de Trelew, junto a bombas de estruendo eran oídas continuamente en la concentración.

Tanto en esa ciudad como en Rawson, la crisis salarial supera los dos meses, les deben a los empleados de la administración pública el pago de sus haberes con aumentos incluídos. Además, el transporte público se encuentra funcionando de manera intermitente y la capital se encuentra en emergencia sanitaria. Las protestas y medidas de fuerza por parte de los sindicatos, desde hace semanas, se transformaron en moneda corriente.

Es en este contexto, donde a un can le llamó la atención uno de los petardos encendidos que habían arrojado. Saltó y lo atrapó con la boca, segundos después se escuchó el estruendo acompañado con aullidos de dolor. El mismo manifestante de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) que había lanzado la pirotécnia, ante los reclamos de sus compañeros, levantó al perro y lo llevó para que lo atendieran. Sin embargo, se presumía que el animal ya estaba muerto debido a las heridas internas que le causó la explosión.

En diálogo con Vía País, la veterinaria “Diagnovet” indicó que el mestizo labrador se está recuperando tras cuatro horas de cirugía. Sufrió una “fractura mandibular en la rama izquierda, quemaduras múltiples y tiene la lengua laserada”. Por el momento está vivo y recuperandose con alimentación por sonda y líquidos. La clínica aseguró que está “evolucionando bien e inclusive la gente se acerca para visitarlo”.

Los sindicatos que representan a los trabajadores de todo el Estado acompañaron la protesta, entre ellos la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut y los empleados judiciales. Luego de recorrer las calles de la ciudad pararon en los alrededores del edificio de la obra social Seros que suspendió sus servicios ante la falta de pago por parte del gobierno provincial, allí fue donde se produjo el incidente con el can.

La concentración final de los gremios de la Mesa de Unidad Sindical fue frente al Hospital Zonal de Trelew donde organizaron una “choriceada” para terminar con el día de movilización. Aunque no hubo incidentes, la falta de control por parte de la Policía sobre las personas que tiraron los petardos levantó preguntas y repudio en las redes sociales, ya que su venta se encuentra restringida desde hace dos años.





Comentarios