Este martes, la Jueza de la Investigación Penal Preparatoria, Dra. Cristina Fortunato, decretó la prisión preventiva por 30 días para Héctor Germán P., de 42 años, nacido en la Base Naval de Puerto Belgrano, ciudad de Punta Alta. La Fiscal Fabiana Bertero lo había acusado de ser el autor de los delitos de “amenazas calificadas en el marco de la Ley 26.485 de protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en el ámbito en que se desarrollen sus relaciones interpersonales”; y “Tenencia indebida de arma de fuego de uso civil”, todo en concurso real.

El hecho sucedió el pasado sábado, cerca de las 20. De acuerdo al relato de la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación, en la vivienda de calle Bolívar al 477, en ese momento, hubo una fuerte discusión y forcejeos entre Héctor Germán P. y su pareja, Micaela. Ella tomó la decisión de armar un bolso, para retirarse del domicilio, junto con su hijo. Fue en ese momento que Héctor tomó una carabina marca Mahely, calibre 22 LR con mira telescópica y le dijo que se iba a matar. No solo eso: efectuó un disparo, que impactó en el techo de la casa.

El niño, viendo la situación, escapó por una ventana en busca de ayuda: la encontró en la Comisaría 2°, a metros de su casa. Tres efectivos policiales llegaron a la vivienda y pudieron ingresar a la misma. Detuvieron al hombre y le secuestraron, además del arma, 17 cartuchos calibre 22 LR.

En la audiencia de medidas cautelares, la magistrada dijo textualmente: “Hubo riesgo de que el imputado disparara contra la mujer o contra el niño; además no debemos olvidarnos de la conducta del menor que sale por una ventana desesperado a pedir ayuda a la policía. Entonces, si la persona que sufrió esta situación, la madre del niño que fue testigo de todo lo que ocurrió me dice que quien provocó todo esto ‘es una persona maravillosa’, estamos ante un problema serio que deberá ser profundizado y tratado. Entonces, yo como jueza, debo advertir que estamos ante una perspectiva de violencia de género porque para los especialistas, la primer denuncia que hace la víctima es la que vale, porque luego en muchos casos llega la retractación. Está claro que aquí hay una clara situación de vulnerabilidad de la víctima que es lo que acabo de escuchar y, precisamente es esta vulnerabilidad, la que me hace aplicar una prisión preventiva por treinta días y en este tiempo deberán ser profundizadas las evidencias y tratar de obtener otras”.