Convocados por los vecinos de B° Zaspe y Virgen del Rosario, los concejales radicales estuvieron recorriendo el sector del loteo “Mi tierra, mi casa”, Avenida Italia y Gabriel Maggi, donde la gente sufre a diario la inseguridad y el abandono del Gobierno local y provincial.

Los vecinos nos comentan que es imposible vivir allí, que tienen que tomar medidas constantes contra la inseguridad, porque se delinque a cualquier hora del día. Incluso hasta los cables del tendido eléctrico se han robado. Estuvimos con una familia que el fin de semana pasado se encontró con ladrones rompiéndole la puerta de ingreso de su domicilio y generándole daños y gastos. Son gente trabajadora que hace un esfuerzo enorme para poder tener su casa y se ve violentada constantemente por la delincuencia. Y es muy injusto que no se estén tomando medidas para protegerlos” comentó Viotti al respecto.

“Estos son reclamos que venimos sosteniendo desde 2018, cuando el Gobierno provincial era otro y lo seguiremos haciendo porque nos debemos a los vecinos, con los que nos hemos comprometido en no dejar de insistir por mayor seguridad”.

En cuanto al programa “Mi tierra, mi casa” que se ubica en esa zona de la ciudad, y que hace una semana el Municipio anunciaba con bombos y platillos, una mayor disponibilidad de lotes que benefician a todos aquellos que buscan alcanzar el sueño de la casa propia, el concejal radical expresó “El sueño de la casa propia paga el costo de la inseguridad en nuestra ciudad. La falta de decisión política del Gobierno local y provincial hace que el sacrificio de muchas familias que logran acceder a un lote a través de un plan de viviendas vean su sueño truncado por la inseguridad que se vive allí”.

Al finalizar, Viotti fue contundente al expresar que “hay que apuntar los recursos del Estado a solucionar la problemática de la INSEGURIDAD en la ciudad. La pandemia no puede monopolizar el accionar del Intendente y tapar los problemas de fondo que venimos arrastrando y que requieren de una vez por todas solución. Es inconcebible que la zona norte, tan atacada por la delincuencia, no tenga guardia policial en las zonas calientes y que las cámaras de seguridad ubicadas en Gabriel Maggi, no cuenten con el alcance necesario para prevenir y/o resolver los delitos cometidos. Se están malgastando recursos del Estado en otras cuestiones, dejando a los rafaelinos librados a su suerte. Acá debe haber una inversión fuerte en seguridad, que signifique mayor tecnología en el Centro de Monitoreo, profesionalización de su personal y como lo vengo repitiendo hasta el cansancio un Plan Integral de Seguridad. Porque sin seguridad, que futuro vamos a garantizarle a los vecinos de Rafaela”.

“Los rafaelinos en sus barrios tienen que poder disfrutar de su lugar de pertenencia, de sus espacios verdes, de las charlas en la vereda con otros vecinos. Hoy nos cuentan que, no solo les roban las cosas materiales, sino también las posibilidades de recreación y el compartir con la familia, los amigos y vecinos los lugares comunes y de encuentro en el sector donde viven”.