La jueza Cristina Fortunato condenó -en un juicio abreviado- a 12 años de prisión a Rubén Duarte, de 25 años, por el homicidio simple de Miguel Villalba. Había ocurrido en 2019, en el viejo basural, en el norte de nuestra ciudad.

En la misma audiencia también fue condenado a cuatro años de prisión un hombre identificado como Ricardo Blanco –de 37 años– como autor del delito de encubrimiento agravado.

Carlos Vottero, el fiscal de la causa, contó que el condenado también deberá pagar las costas del proceso. Blanco, por su parte, colaboró para ocultar el cuerpo de la víctima en un pozo.

Descuartizado con un hacha

“El homicidio que investigamos fue cometido minutos antes de las 2:00 de la madrugada del sábado 20 de abril de 2019”, informó el fiscal. En tal sentido, agregó que “el ataque se produjo en una vivienda que está dentro del asentamiento conocido como Basural Viejo de Rafaela, el cual está ubicado a alrededor de 2 kilómetros y medio al norte –por la avenida Italia– de donde finaliza la zona urbana”.

Vottero explicó que “el condenado y la víctima compartían la casa en la que fue cometido el homicidio”.

“Duarte llevó a cabo el ataque con conocimiento y con voluntad de lograr la muerte de Villalba”, sostuvo el fiscal y agregó que “utilizó un hacha –con mango de color amarillo– que había en el lugar”. Asimismo, precisó que “le propinó golpes en la cara y en el cuello, los cuales le provocaron numerosas heridas que generaron la muerte inmediata”.

Por último, el fiscal se refirió al accionar del otro condenado. Relató que “Blanco –que era vecino del lugar– y Duarte usaron el hacha y un machete para realizar maniobras tendientes a desmembrar el cuerpo de Villalba y ocultarlo en un pozo ubicado en el asentamiento”.