Este sábado la organización “Padres Organizados”, una red de madres, padres y familias conformada en septiembre del año para demandar el inicio de las clases presenciales, se manifestó en San Isidro, al norte de la provincia de Buenos Aires, para reclamar la vuelta a clases en todo el país.

La organización, que tiene presencia en distintas ciudades del país, intenta que las clases vuelvan y se apliquen los protocolos necesarios. A pocas semanas del inicio del ciclo lectivo, todavía hay mucha incertidumbre y pocas definiciones. Por eso, las familias se vuelven un agente indispensable del debate público.

Bajo la consigna, “La educación presencial es esencial”, “Padres organizados” busca que las clases presenciales sean declaradas actividad esencial en todo el país. Mediante su campaña en San Isidro, exigieron al gobierno de Axel Kicillof que defina medidas en el corto plazo para garantizar el retorno de los menores a las aulas.

En un comunicado, la ONG explicó: “La iniciativa surgió a menos de una semana de la esperada reunión que el Consejo Federal de Educación tiene el próximo 12 de febrero para resolver los protocolos del Plan Jurisdiccional donde se definirán la modalidad de educación que se podrá llevar a cabo en cada provincia”. Y agregó: “Este grupo de padres pretende encontrar las respuestas a la presencialidad en la educación de sus hijos”.

La ONG indicó que tras casi 9 meses sin actividad en las escuelas es hora de volver, teniendo en cuenta que “los niños y niñas no son vector de contagio, según sostiene la Sociedad Argentina de Pediatría”.

Además, agregaron que psicólogos, psiquiatras y pediatras, como así también las mismas instituciones educativas reconocen que en las aulas los niños y niñas encuentran no sólo contenidos sino también la interacción y socialización, la rutina y los hábitos que tanto nos ayudan a ordenarnos como sociedad.