La palabra héroe a veces se utiliza de forma errónea y para contextos que no son adecuados. Pero bien que para esta historia, podría aplicarse a la perfección. El domingo pasado dos policías de San Miguel le salvaron la vida a una beba de un año y medio al practicarle resucitación cardiopulmonar (RCP).

Los protagonistas son Laura Pagani y Diego Villegas Carrizo, los policías bonaerenses que decidieron actuar al practicarle RCP a esta beba sobre el patrullero mismo durante un viaje dramático hacia el hospital.

Cómo fue la heroica acción de los policías que le salvaron la vida a una beba de un año y medio

“Vimos la situación y actuamos. Fue lo primero que hicimos, sin pensarlo”, explicó Laura Pagani en una entrevista de este martes en diálogo con TN.

“No tengo hijos, pero la empatía que uno tiene como persona, más allá de portar un uniforme, pasa los límites”, continuó graficando la mujer policía.

Durante las 11.00 h. de la mañana de este domingo pasado, Pagani patrullaba con su compañero Diego Villegas Carrizo por la calle Sarmiento de la localidad de San Miguel, Provincia de Buenos Aires, y al llegar al cruce con Balbín, pudieron ver a una mujer que hacía pedidos desesperados.

“Cuando se arrimó mi compañero a la madre, vio que la nena no tenía muchos signos, estaba como convulsionando. Ahí me la trae al móvil, la apoyo sobre mí y veo que la nena estaba largando espuma por la boca y se le iban los ojos para atrás. Inmediatamente le hice RCP, la puse de costado porque estaba largando mucha saliva y empecé a darle palmadas en la espalda”, relató Pagani.

Llegada al hospital de los policías que le salvaron la vida a la nena de un año y medio

Estas palabras relatadas por Pagani explican los momentos de tensión que ambos uniformados atravesaron para poder mantener con vida a la niña.

Instantes antes de llegar al hospital, la situación comenzó a darles un respiro a ambos policías y a la madre que viajaba en el asiento de atrás del patrullero, dado que “a una cuadra, la nena tomó color y abrió los ojos”.

“Fueron minutos eternos, en los que uno tiene que accionar sin pensar. Hay que actuar, y más con una vida”, explicó la suboficial Pagani, de 26 años.

Una vez que pudieron dejar a la menor en el hospital al cuidado de los médico, Pagani no pudo contener el llanto: “Me salió de adentro. No podía creer lo que había hecho, la situación y el momento que viví. Es algo que hasta el día que tenga hijos o forme familia, o me pase algo, me lo voy a guardar en mi corazón”.

Los testimonios de los policías que le salvaron la vida a la niña al practicarle RCP

Pagani tomó la palabra y manifestó que “la situación es inexplicable, igual que el momento”, para referirse a lo vivido este domingo pasado.

La madre atrás pidiéndonos ayuda, mi compañero manejando, tratando de evitar un choque y que la criatura reaccionara ante la convulsión que estaba pasando... Fue un momento que no tengo palabras para explicarlo. Hice lo mejor que pude desde mi conocimiento, desde mis prácticas”, relató la suboficial.

Asimismo, Villegas Carrizo quien manejaba el patrullero rumbo al hospital envuelto en las súplicas de la madre en el asiento de atrás y las maniobras de su compañera para mantener a la niña con vida, relató haberse quedado “tranquilo” por “haber finalizado con el deber cumplido”.

“Tengo dos hijas y en su momento, como todo padre y como todo hijo, le llega. Hasta el día de hoy no puedo entender cómo reaccionamos”, contó Carrizo Villegas, de 35 años, con cinco años de experiencia en la policía municipal y una extensa trayectoria en el Ejército.

La niña de un año y medio ya está a salvo

Así lo relató la madre de la criatura que manifestó que “nos dieron el alta a las 22. Ahora a controlar, mi nena está bien, jugando, gritando y corriendo como siempre lo hizo”.

El momento en que la niña y su madre están sobre el patrullero que los trasladará al hospital. Foto: @PortalDiarioAR

Para luego agradecer a todo el personal de seguridad y de salud que actuó oportunamente para salvarle la vida a su pequeña hija.

Por lo pronto, Pagani también relató que jamás podrá olvidar en su vida el abrazo que le dio la mamá.