Asesinó a su esposo con un cuchillo y luego se entregó a la Policía: “Me cansé”, confesó

La Policía detuvo a la mujer y la indagará para determinar el móvil del crimen. Foto: Gentileza
La Policía detuvo a la mujer y la indagará para determinar el móvil del crimen. Foto: Gentileza

La mujer se entregó voluntariamente a las fuerzas de seguridad luego de cometer el crimen. Se sospecha que sufría de violencia de género.

Un brutal crimen tuvo lugar en Virreyes, partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires, donde una mujer mató a su esposo a cuchillazos y luego confesó el asesinato.

La casa del partido de San Fernando, donde sucedió el crimen.
La casa del partido de San Fernando, donde sucedió el crimen. Foto: TN

La autora del crimen fue Rosa Quiñonez, de 49 años, quien asesinó a su esposo Héctor López, de 44. Se sospecha que la mujer sufría violencia de género y por eso perpetuó el acto.

La asesina habría dormido con un cuchillo bajo el colchón

Los vecinos de Rosa, de nacionalidad paraguaya, comentaron que la mujer hacía tiempo que dormía con un cuchillo oculto debajo del colchón.

En la mañana del jueves, Rosa asesinó a su esposo de varias cuchilladas. Transcurridas tres horas, se entregó voluntariamente a la comisaría.

Según uno de los hijos de la pareja, se despertó tras oír una serie de golpes. Allí encontró el cuerpo de Héctor López sobre la cama, con el arma homicida a un costado. Rosa había huido.

Cómo se entregó la mujer que asesinó a su marido

La mujer se presentó en la Comisaria 2° de San Fernando, a unas seis cuadras de su casa, y confesó el crimen. En el tiempo que pasó del asesinato hasta su entrega voluntaria, visitó a una amiga en un local comercial y le habría dicho: “Me cansé”.

La Policía secuestró dos prendas de Rosa que tenían manchas de sangre, y además el cuchillo que habría usado para matar a su esposo.

Rosa Quiñonez, de 49 años, asesinó a su esposo a puñaladas y luego se entregó.
Rosa Quiñonez, de 49 años, asesinó a su esposo a puñaladas y luego se entregó. Foto: La Nación

Quedó detenida por homicidio agravado por el vínculo. Entretanto, la fiscalía está averiguando el móvil del crimen, pero se baraja la posibilidad de que haya sido víctima de violencia de género. Otra de las sospechas es acerca de algún tipo de infidelidad por parte del hombre.

Mientras la investigación sigue su curso, el hijo de la pareja, Ariel, de 19 años, le comentó a la Policía que “mis papás cenaron sin ningún problema y se fueron a dormir. A las siete de la mañana escuché un golpe y, cuando me asomé, vi a mi papá bañado en sangre”.

Temas Relacionados