Se comenzó con el cambio de lámparas de vapor de sodio o halogenadas por las de tecnología LED, cuyos beneficios son la versatilidad, resistentes a las inclemencias climáticas, ahorro de hasta un 40%, mayor durabilidad, baja contaminación lumínicas.

Se colocaron más de 3000 nuevas luminarias en las cuatro avenidas, en el Acceso Oeste, Costanera Oeste y a lo largo de la avenida Uruguay, López Torres, Santa Catalina, Tomás Guido y barrios aledaños al centro.

Además se colocaron más de 5000 luminarias para fortalecer la seguridad y mejorar la perceptibilidad en las distintas calles internas de los barios.

Asimismo unos 200 reflectores en plazas y puntos específicos de la ciudad,