El sargento de 36 años involucrado en un incidente con un grupo de jóvenes el sábado pasado en la esquina de las avenidas Cabred y Uruguay de Posadas, declaró ayer en el Juzgado de Instrucción 3 y justificó su accionar, que terminó con una joven de 27 años internada por impacto de bala de goma en el pecho.

El efectivo de la Policía de Misiones argumentó que los disparos sobrevinieron tras un forcejeo con la víctima. Además dijo sentirse capacitado, para lidiar con este tipo de situaciones, porque sino “no le hubieran ascendido”, dentro de la fuerza policial.

Sin embargo, el testimonio del agente contrastaría con las afirmaciones de los testigos y también los videos que circulan acerca del incidente.

El procedimiento llevado a cabo por los policías en las primeras horas del pasado sábado, fue criticado no solo por la comunidad posadeña, sino también por sus superiores, ya que la Jefatura decidió remover a los jefes del Comando Radioeléctrico Oeste y separar a tres policías.

En esa línea, el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez apuntó que, “se tomaron las medidas del caso porque lo amerita, no se puede tolerar la falta de profesionalismo”.

Según informó Pérez, la mujer continúa en el Hospital Ramón Madariaga de Posadas y la Fuerza se puso a disposición de la víctima y de la familia para lo que requieran.