La Procuración Penitenciaria de la Nación consideró que "carece de espacio de alojamiento adecuado" por su condición sexual en el Complejo Penitenciario Federal IV de Ezeiza.


Una chica trans recibió permiso de prisión domiciliaria porque un tribunal de Posadas reconoció que sufre discriminación y violencia psicológica en la Cárcel de Mujeres de Ezeiza. Debido a las burlas y agresiones intentó suicidarse tomando veneno, pero lograron salvarla. 

Ella tiene 20 años y fue enviada a una prisión federal porque la condenaron por una causa de drogas. La Procuración Penitenciaria de la Nación consideró que “carece de espacio de alojamiento adecuado” por su condición sexual en el Complejo Penitenciario Federal IV de Ezeiza.

La decisión fue adoptada por el Tribunal Oral Federal de Posadas, que le otorgó la prisión domiciliaria a pedido del Defensor Público Oficial, que cumplirá en la casa de sus padres, en la capital de Misiones, informó Télam.

Según la resolución judicial, a la que tuvo acceso Télam, la joven fue condenada el 5 de diciembre del 2018 por el juez federal de Eldorado, Miguel Angel Guerrero a la pena de cuatro años de prisión por el delito de “transporte de estupefaciente”.

El Defensor Público Oficial Eugenio Nicolás Bolotner consideró que “el SPF no dispone de unidad que aloje personas mujeres transgénero menores de edad”. Agregó que “respetuosos del derecho a la identidad de género de la detenida, la única vía a disposición, compatible con el respeto a la integridad personal y que permitirá el cese de las situaciones discriminatorias, será mediante el uso de la prisión domiciliaria”.

La Procuración Penitenciaria de la Nación acompañó el pedido de la defensa presentándose en calidad de “Amigo del Tribunal”, y confirmó que el SPF, si bien cuenta con un Programa Específico para Mujeres Trans, no dispone de una línea de abordaje para jóvenes trans, es decir del grupo etario de 18 a 21 años.




Comentarios