Denunciaron un presunto robo que habría ocurrido el martes pasado. Este jueves los detuvieron porque quedó grabado que se detuvieron en la esquina de Chacabuco y Tomás Guido pero no fueron asaltados.


Se descubrió que el robo de $ 600.000 denunciado por un hombre y una mujer fue un engaño para apropiarse del dinero de la empresa que los empleaba.

La denuncia se realizó el martes y este jueves fueron detenidos ambos y puestos a disposición de la justicia. Dijeron que habían sufrido un atraco a manos de motochorros en la esquina de las avenidas Chacabuco y Tomás Guido en la ciudad de Posadas.

La policía revisó las cámaras de vigilancia y se descubrió que el asalto denunciado no existió. Los empleados infieles fueron identificados como Melisa F. (28) y Carlos P. (30).

Ahora están acusados de robo, falsa denuncia falso testimonio. Dijeron que, cuando se detuvieron en un semáforo, motochorros les sustrajeron una cartera de la mujer donde llevaban $ 600.000 para depositar en el banco.

Según la denuncia de las presuntas víctimas a las 10:30 del martes se detuvieron con el auto en el que viajaban en la esquina de las avenidas Chacabuco y Tomás Guido de Posadas, informó El Territorio.

Se acercó a ellos una moto ocupada por dos personas, contaron, y una de ellas les arrancó la cartera en la que llevaban el dinero de la empresa constructora en la que trabajan y que debían depositar en un banco.

La policía revisó las cámaras de seguridad y descubrió la falsedad del relato. En el semáforo de esa esquina, las cámaras grabaron al auto de las presuntas víctimas de un robo, pero en ningún momento apareció en escena una moto con los supuestos motochorros.




Comentarios