Esteban N. un vecino de Itacaruaré se condolió por la tristeza que manifestaba su caballo, al que atado y cargado en su Toyota, le buscaba una solución.


Un hombre que rompió la cuarentena para llevar a su caballo a casa de una curandera fue detenido y sancionado porque manejaba su camioneta en estado de ebriedad. En la caja, maniatado viajaba un caballo de su tropilla al que vio deprimido y decidió llevarlo curar.

Fueron efectivos de la Comisaría de Itacaruaré al sureste de Posadas, sobre el río Uruguay, quienes interceptaron una camioneta Toyota manejada por Esteban N. de 66 años bajo los efectos del alcohol.

Su excusa para romper la cuarentena y movilizarse por la ruta fue haber haber encontrado deprimido a su caballo y lo llevaba a una curandera.

Ocurrió en el kilómetro 55 de la ruta provincial 2, donde la Policía había montado un operativo preventivo, según informó la propia fuerza.




Comentarios