Efectivos policiales obligaron al dueño de un gimnasio ubicado en el sur de la capital provincial a cumplir con la emergencia epidemiológica y cerrar su local.


La Policía de Misiones ordenó el cierre de un gimnasio de Posadas que continuaba abierto y funcionaba con personas que se ejercitaban allí y compartían las máquinas de entrenamiento pese a la emergencia dispuesta por el gobierno provincial y reiterada luego por la Municipalidad de Posadas.

Los agentes realizaron el operativo de clausura en el local ubicado sobre la Avenida Cocomarola casi Constitución en el sur de la ciudad de Posadas.

Cuando le informaron al dueño del gimnasio que debía cumplir con las medidas dispuestas a nivel nacional, provincial y municipal, este aceptó la disposición y cerró su local, luego de firmar el acta de clausura que labró la policía.




Comentarios