El INIM, la firma yerbatera Hreñuk y la firma YPF Gas probarán el resultado del uso del gas licuado en la elaboración inicial de la yerba mate, en un proyecto piloto.


Comenzó un programa de evaluación del rendimiento del gas licuado de petróleo (GLP) en el secado de la yerba mate.

El sapecado es el primer paso en el secado de la hoja de yerba, donde se rompen los vasos de savia y se frena la oxidación 

Los estudios técnicos se desarrollarán por medio de prueba piloto en el secadero de la firma Hreñuk de Apóstoles, durante dos meses.

Para esto, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), la firma Hreñuk SA y la empresa YPF Gas SA firmaron esta semana un Convenio de Cooperación.

Pablo Gasparutti, director de YPF Gas SA, consideró a esta prueba piloto “un gran paso” que podría impulsar el uso de GLP en la industria yerbatera. Para Martín Hreñuk, es para la empresa una opción, porque “siempre busca innovar y apostar a los cambios“.

Por su parte, el presidente del Directorio del INYM, Alberto Re, dijo que en el sector yerbatero “hay muchas expectativas” con respecto al uso del GLP en la elaboración de la yerba mate.




Comentarios